Bandera de muerte en la playa de El Palo

La peligrosidad de bañarse junto a los espigones de la playa de El Palo ha llevado a un vecino de la barriada a colocar una bandera negra con una calavera junto a la zona donde la semana pasada estuvo a punto de ahogarse un menor. Colocada sobre una barca, de este modo trata de advertir de la peligrosidad de ese punto, donde ya se han registrado otros años incidentes parecidos debido a que en esa zona se forman profundos escalones de arena que sorprenden a los menores que se bañan confiados haciendo pie a escasos metros del lugar. «El jueves tuvimos que sacar a un niño de ahí y el padre casi se ahoga también», señalaba ayer ‘Falu’, el vecino que ha colocado la enseña negra en un intento por advertir del peligro allí existente. «Vino la policía y la ambulancia se llevó al chaval», relata al tiempo que asegura que «todos los años pasa igual». Otro vecino incide en que bañarse junto a los espigones es peligroso «porque la marea mueve la arena y se convierte en una trampa para los chiquillos, que de pronto no hacen pie y se hunden». Esta situación ya fue advertida hace tiempo y a raíz de la denuncia de los vecinos, el Ayuntamiento colocó unas señales indicativas prohibiendo expresamente el baño junto a los espigones. Pasado el susto, los vecinos insisten en la necesidad de completar el balizamiento de la playa con boyas que delimiten el lugar por donde las embarcaciones pueden entrar y salir de la orilla. En este sentido señalan que este año han colocado hace apenas unos días las boyas que delimitan la zona de seguridad a partir de la cual tanto los barcos y lanchas como las motos acuáticas no se pueden acercar a la orilla por la presencia de los bañistas. Pero dicen que aún no han completado el balizamiento. «No sabemos por qué están tardando tanto este año, pero ya deberían estar las calles señalizadas porque ya estamos en verano».

Paseo marítimo: Otro niño quemado en la escultura

Los mismos vecinos de El Palo reiteraron ayer sus quejas porque aseguran que hace unos días sufrió quemaduras otro niño en la escultura que hay en el mismo paseo marítimo de El Palo, ‘La gota de luz’, dedicada al filósofo José Ortega y Gasset con motivo de su estancia en el colegio de Los Jesuitas de El Palo. «Deberían poner algo alrededor de esa escultura para evitar que los niños se acerquen a ella, porque al ser de metal y estar al sol, los chiquillos al subirse en ella en bañador se queman, como le pasó al último, que se quemó en la barriga», señalan.

Playas: Ausencia de iluminación

Sin abandonar El Palo, la iluminación de las playas de esta barriada es algo que reclama Rafael Caparrós, presidente de la Asociación de Vecinos Zona Popular de El Palo, quien asegura que pese a que desde hace años existe una instalación con focos que alumbran diferentes puntos de la playa, –medida que fue solicitada en su día por los colectivos vecinales–, «no se encienden, y estamos sin luz en las playas desde arroyo Jaboneros hasta el Tintero, cuando sí están iluminadas las de Pedregalejo, ya que desde arroyo Jaboneros a los Baños del Carmen los focos permanecen encendidos».

Fuente: Diario SUR

Guarda el enlace permanente.

Comentarios cerrados.